OTC

Se añaden aromas en los medicamentos para dar un sabor y olor específico. Uno de los objetivos principales es la formulación de un fármaco aceptable y con un sabor agradable. Un mal sabor puede dar un efecto vomitivo y comprometer su eficacia.

 

La aromatización, o la corrección del gusto y el olor de un medicamento, depende del país, el género, la edad del paciente, estado de salud, el tipo de enfermedad y de su medicación actual.

 

En general, los aromas frutales se utilizan para los niños, los ácidos para los adultos, y el mentol para personas mayores. A menudo, una combinación de dos sabores proporciona un mejor enmascaramiento del sabor desagradable de ciertos medicamentos.

 

El aromista dispone de una gama de sabores naturales y sintéticos. La aromatización siempre se debe realizar sobre la fórmula final por el efecto con otros ingredientes.

 

Una vez el medicamento se ha aromatizado, se debe comprobar la estabilidad del producto. El aroma debe ser compatible con el ingrediente activo y otros ingredientes, y no reaccionar con el envase.

 

La degradación del aroma puede ocurrir si el pH es alcalino, hidrólisis, oxidación, volatilización.

RELATED DOCUMENTS
OTC - Flavours Performance Evaluation
(PDF, 47,46 Kb)