Yogur

Uno de los derivados lácteos más conocidos a nivel mundial es el yogur. Aunque su consumo no se hizo popular hasta principios del siglo XX, no cabe duda que hoy día se ha ganado un prestigio social, ya sea por sus características nutricionales como por sus beneficios para la salud.

A la fórmula original del yogur, puede añadirse, en las cantidades que lo permite la legislación, otros ingredientes como son: leche en polvo, suero en polvo, proteína de leche, azúcares, frutas y hortalizas en forma de trozos, compotas y confituras, café, frutos secos, especias y otros muchos ingredientes naturales.

Ello permite llenar los lineales del supermercado de multitud de variedades de yogures que satisfacen el paladar de los consumidores más exigentes. Texturas distintas, bajos en calorías, con frutas, con ingredientes funcionales o innovación en los sabores… Todo para dinamizar un sector con un alto grado de madurez.

El aroma es uno de los ingredientes básicos ya que caracteriza inequívocamente el producto. Al formularlo se tiene en cuenta que éste deberá soportar las reacciones propias del proceso de pasteurización. Además el rendimiento del aroma dependerá del contenido graso del yogur, del pH (que varía bastante dependiendo de la cultura), de si contiene o no edulcorantes artificiales y del momento en que se añade el aroma en el proceso de fabricación, entre otros mucho factores. También de si el yogur contiene frutas o no ya que a veces el aroma se añade en el preparado de frutas.

STANDARD DOSE

Yogur: 0.03-0.20%

FLAVOURS À LA CARTE

Ravetllat ha trabajado en esta línea desarrollando aromas específicos para esta aplicación. Han sido testados y comparados con los productos de mercado. Siguiendo las tendencias de mercado, en la selección de sabores se encuentran tanto los clásicos, como una amplia variedad de aromas innovadores y atrevidos.